Educadores serán los primeros en impulsar aplicación de Ley Contra El Odio

Share

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela aprobó ayer una "Ley contra el Odio" que amenaza con el cierre de medios de comunicación, la ilegalización a partidos políticos que promuevan "el fascismo" y sentenciar a 20 años de cárcel a quienes incurran en delitos de intolerancia que fomenten la violencia en el país.

Además, aseguró que esta ley viola el artículo 68 de la Constitución, el cual señala que los venezolanos tienen derecho a protestar pacíficamente.

La llamada "Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia" fue promulgada mediante un decreto-ley de la Constituyente, integrada exclusivamente por chavistas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le ha dado una nueva vuelta de tuerca al aparato de la represión.

Los medios de comunicación que difundan mensajes "a favor de la guerra o (hagan) apología del odio nacional" serán sancionados con la revocatoria de la concesión.

Mercedes le più veloci nelle ultime libere
In seconda fila l'altra Ferrari di Raikkonen (che in conferenza stampa ha promesso battaglia per il 2018 ) e Verstappen .

- Las penalidades por incumplir la normativa podrían alcanzar los 10 o 20 años de prisión por incitar el "odio, la discriminación contra una persona o grupo de personas en razón a su pertenencia real, identidad de género, u otro motivo". La difamación también es, de hecho, un delito contemplado en las leyes de muchas naciones.

La Constituyente también ordenó a los medios impresos difundir la ley "íntegramente", una vez sea publicada en gaceta oficial.

Como ejemplo de lo indicado, vigente en el recuerdo del mandato del barinés una de las tantas expresiones de animadversión que instigó a los pobladores rechazar militantes de Acción Democrática, partido de tendencia social demócrata, al señalar en cadena nacional se debía quemar en aceite la cabeza de los adecos, término este último como se les conoce popularmente.

"Se trata de una farsa política con apariencia de legalidad que no tiene ningún efecto jurídico vinculante", afirmó la representante venezolana en la OEA, Carmen Velásquez. Una, condena la práctica represiva del régimen de restringir la entrega y renovación de pasaportes y otras identificaciones a periodistas; y la otra, denuncia las numerosas violaciones a la libertad de expresión y la libertad de prensa "con el propósito de silenciar voces disidentes".

Share